Archivos mensuales: febrero 2008

mar de los Sargazos

Hoy a la mañana me pasé por la fundación Caixa Galicia para ver una exposición de Urbano Lugrís. Uno de los cuadros se llamaba mar de los Sargazos y me recordó una historia bastante curiosa que leí en un cuento de Gerald Durrell. Al parecer ya en el pasado sorprendía que en las aguas dulces de Europa sólo se encontrasen anguilas adultas. Como cuentan en esta página, hasta Aristóteles propuso una solución basada en la generación espontánea de esta especie en el fondo de los lagos. Todo un misterio hasta que en 1904 Johannes Schmidt descubrió que las anguilas se reproducen en el mar de los Sargazos, a profundidades de entre 300 y 600 metros. Es decir, las larvas van a crecer a los ríos de Europa o a la costa este de Norteamérica y retornan a este punto para reproducirse y morir.

A veces me sorprende que en este mundo tan lleno de magia tenga que ir el lunes a una oficina…

lord Jim

Cuando tratamos de comprender la necesidad íntima de otro hombre nos damos cuenta de cuán incomprensibles, cambiantes y brumosos son los seres que comparten con nosotros la visión de las estrellas y la calidez del sol. Es como si la soledad fuera una condición absoluta e insuperable de la existencia: el envoltorio de carne y sangre en el que fijamos nuestra vista desaparece en cuanto extendemos la mano, y sólo queda el espíritu caprichoso, inconsolable e inaprensible, que ningún ojo puede seguir, ni ninguna mano puede atrapar.

Lord Jim – Joseph Conrad

dos motores

Los dos motores de este fin de semana carnavalero. Uno de ellos es la típica canción correcta y bien hecha. De las que me gustaría poder firmar: Go on de Jack Johnson.

El segundo motor es de los que te hacen correr cuando ya no puedes más. Si algún día me pega un jamacuco haciendo deporte la culpa la tienen este par de locos y su nuevo disco “en directo” (es un decir, claro) : daft punk alive

crónica del pájaro que da cuerda al mundo

Aquí estoy de nuevo con mi música tras una breve época de descanso que he aprovechado para ubicarme en el nuevo año. El título escogido para la canción está dedicado al último libro que he devorado de Haruki Murakami. He intentado que la melodía desprenda lo que ha impregnado en mí la novela del inquietante japonés.

Espero que disfrutéis con ella tanto como yo he disfrutado haciéndola…

Pulsa aquí si prefieres bajarte la canción a tu ordenador.