heavy metal never dies

Intento ir a correr cuando salgo del trabajo para gastar las pocas energías que no he empleado delante de la pantalla. Y me suelo llevar música donde prima más el ritmo que la melodía. Últimamente se me ha ocurrido cargar el reproductor con los marulos de Rammstein y creo que deberían de recomendarlo en la teletienda para adelgazar. Curiosamente siempre coincide esta canción (el aleatorio de mi reproductor funciona de pena) en una cuesta de las duras. Pero a grito de “Rein Raus” me la como con patatas!!!

Por cierto, todo esto me recuerda ese anuncio (no recuerdo la marca) de un tipo pretendidamente sofisticado que va en un coche escuchando música: que si jazz, que si radio clásica… en un semáforo se para a recapitular un momento y se dice a sí mismo ¡si lo que más me gustaba de joven era el Heavy Metal!

Pues eso, va por el Santi siempre fiel a sus Iron Maiden o el Rubén que el otro día se me emocionó recordando los buenos tiempos de Ozzy y Motörhead. Gracias a los dos por haberme rescatado a la tierna edad de doce años de Modern Talking (na na chubi chubi chubiiiii, chubi catachuuubiiiii)

Y de postre, os pongo el vídeo de Rammstein…

2 comentarios en “heavy metal never dies

  1. Ay, que se me va a escapar una lagrimilla… Gracias por la dedicatoria, y por esta concesión a los sonidos más rotundos, poco habituales por aquí, jeje…

    Efectivamente, Rammstein es la mejor elección para impulsar cualquier actividad física (bueno, para esa otra igual hay cosas mejores…). Precisamente al leer este post me estaba preparando psicológicamente para una de esas agradables sesiones de limpieza casera, y me inspiró para recurrir a los inefables germanos y darle aire al estropajo a ritmo de “Links! 2! 3! 4!”.

  2. snif, snif….que tierna dedicatoria

    En estos tiempos de Coldplay y Jamiroquai, sabes que siempre tendremos a Santi para marcarnos la senda correcta

    ….UP THE IRONS!!!

Los comentarios están cerrados.