sombras y niebla

– pero… ¡no puedo dejarlo todo y enrolarme en el circo!
– ¿y qué tiene de malo el circo? se viaja, se bebe… hay mujeres preciosas
– no puedo, comprende… ¿cómo voy a enrolarme en el circo? ¡qué locura! mire, tengo que volverme a la ciudad y enrolarme… no sé… en la vida real
– ¿y cuál es?
– ¿cómo que cuál es? pu..pu… pues no sé, ¿qué pregunta es esa? podría casarme con mi patrona y llevar una casa de huéspedes
– ohh, sí sí… el sombrero gris: tarde o temprano todos tenemos que ponernos el sombrero gris del compromiso
– créame, me siento halagado por su oferta pero es que soy un oficinista de corazón: en el fondo lo que soy es un mísero chupatintas

Sombras y Niebla (1991) – Woody Allen

2 comentarios en “sombras y niebla

  1. ¿Me creerías si te dijera que que hay payasos, trapecistas, magos, prestidigitadores, domadores… que cambiarían los colores del circo por el gris de la oficina?
    ¿Me creerías si te dijera que muchos de ellos sueñan con ser “míseros chupatintas”?
    ¿Me creerías?

  2. Puedo creer totalmente lo que dice Mrs. Doyle pero ya cada vez estoy más cerca de enrolarme en el circo o por lo menos intertarlo……

Los comentarios están cerrados.